domingo, 29 de enero de 2017

Ella ya no es la misma, lo notaste cuando os encontrasteis la última vez, algo cambió, fue ella, tú la cambiaste, pasó hace tiempo. Puede que mires atrás y te des cuenta de cómo fue todo, de qué fue todo pero quizá ya es demasiado tarde, al menos para ella, ha cambiado. Puede que el cambio no haya sido el mejor, puede que no estuvieras a su lado para ayudarla pero eso la ha hecho más fuerte le ha ayudado a ser más segura, a confiar más en sí misma. Todo volvió a empezar tras aquella noche que recordarás perfectamente, esa noche en la que los dos os perdisteis y nunca os volvisteis a encontrar, a lo mejor es al revés y realmente estabais perdidos y aquella noche es cuando os encontrasteis. Digo que volvió a empezar porque empezó aquella otra tarde frente a la ventana que supongo que tampoco habrás olvidado... ahora eso ya no importa.
Ella ha cambiado, ella lo nota, tú ahora lo sabes, a pesar de ello sigue sin ser capaz de cruzar la mirada y sentir un nudo en la garganta, tú lo sientes en el estómago, ¿qué os pasó? ¿Por qué? Y es que como dice Dani Martín "todo lo que nace se apaga", pero nunca se apagó, incluso ahora sigue encendio aunque sea demasiado tarde. Os hicisteis daño, mucho daño sin poder evitarlo, después de todo, después de tanto, además de los sentimientos de por medio, de las cicatrices y todavía heridas queda ese resentimiento que os hierve por dentro cada vez que cruzais una palabra, ¿por qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario