viernes, 30 de junio de 2017

"Si no ardes por algo o alguien, si nada te sacude hasta el alma, si apenas te llega el entusiasmo, vas mal, algo te detiene: vives a medias"

Walter Riso

jueves, 29 de junio de 2017

Es porque a su lado dejé de decir las palabras correctas en la cama equivocada, que dije amor y la ciudad se llenó de serpentinas. Es porque cuando ella está, en la foto revienta de belleza el paisaje. Es por el verbo caer que es el más bello si es sobre su cuerpo. Es porque yo tenía una foto de mi angustia en el carnet y ella despertó la risa que se quedó dormida en otro cuerpo.
Que yo solo tengo una casa y está en su boca, que yo solo tengo un barrio y son sus ojos. Que cuando ella no está conmigo no soy más que un extranjero. Porque mi nacionalidad no es un lugar, es donde está su cuerpo.Es porque me ha enseñado que no es buena idea subir las escaleras del edén por el último peldaño. Que a su lado he aprendido a hacerlo lento, a no comerme corazones poco hechos. Es porque quemarse es otra cosa si se trata de su fuego. Es porque aunque su nombre empiece por eme ella se llama paz y libertad. Que si no está el mundo es solo una fotocopia. Es su manera de equivocarse y reconocer al poco tiempo que estaba equivocada. Su modo de reírse de mí cuado le digo que nos casemos y a tomar por culo todo lo demás. Que cuando me besa se acuestan los demonios, que cuando se ríe se cierra una oficina, se mueren las pistolas, dimite un dictador.
Es porque su mirada significa que me quedan cien veranos y que si gasto alguno, con solo mirarla de nuevo se reponen.

María Turiel Soler

miércoles, 28 de junio de 2017

Una amiga mía, de esas de verdad, me dijo: "haz lo que quieras, lo que te apetezca y olvídate del qué dirán".
Y me paré a digan pensar y, joder ¿por qué no? Que digan lo que quieran, que piensen lo que quieran y que actúen como quieran. Que se enfaden, que ese problema tienen, enfadarse y desenfadarse. Que te critiquen tanto hasta que te piten los oídos.
Eso que a ti te tiene que dar igual. Y a mí, también.
Vive. Haz lo que te haga feliz, lo que te apetezca en el momento, lo que te salga, lo que sientas, lo que te ponga los pelos de punta o lo que te haga temblar las piernas. Sea la locura que sea. Y que pase lo que tenga que pasar. Y que digan lo que les salga del pie. Pero que nadie te quite las ganas de disfrutar o de hacer tu vida a tu manera.

Un rincón maravilloso

viernes, 23 de junio de 2017

Consecuencias

Desde muy pequeños nos advierten que pequeños gestos tienen grandes consecuencias, no es hasta que crecemos cuando somos conscientes de esto. En la sociedad actual todo son grandezas, poco podemos decir de los pequeños detalles que son los que marcan la diferencia y permiten alcanzar los grandes logros. La perseverancia y la constancia son las claves del éxito, aquellas personas que viven a través de ilusiones y que transmiten grandezas son las que pretenden alcanzarlo, pero por contra son aquellas que con sus pequeños pasos y esfuerzos logran lo supremo, no por ello son más transparentes, todo lo contrario.
El otro día escuché que somos como un árbol, nacemos siendo las raíces y vamos construyendo nuestro tronco hasta llegar a la copa, el camino no es fácil; nos desviamos, esos desvíos que tomamos son las ramas que al final llenan nuestra vida de experiencias, nos hacen más fuertes y hacen que luzcamos mejor.
En ocasiones cuando tomamos esos desvíos hacemos crecer una rama y no nos damos cuenta de sus consecuencias. Vamos a impedir que la luz del sol le llegue de forma tan directa a la otra rama que había debajo, un simple gesto, una gran consecuencia. Al final esa rama pequeñita conseguirá salir adelante, lucirá incluso más bonita pero precisamente porque habrá luchado más, será más fuerte y sus experiencias habrán sido más numerosas. Esa rama que parecía que iba a quedar en la sombra se llena de flores, rosa amaranto, preciosas, únicas, vistosas.

P.D. Que tu objetivo sea convertirte en esa rama.

miércoles, 21 de junio de 2017

Hace unos años, decidí que tenía que encontrar una filosofía de vida que definiese lo mejor posible quien soy. No vaya a ser que alguien me preguntase y me pillase desprevenida. Chica precavida vale por dos. Y después de leer muchas citas de Coehlo, de Benedetti, y otras firmadas por Bob Marley que probablemente él no dijese en su vida, la encontré. Vaya si lo hice. Y me ha seguido conmigo desde entonces. La frase en cuestión es de mi libro/musical/película favorita "Los miserables". Y dice así: "aquellos que sigan el camino de lo correcto, obtendrán su recopmensa". Supongo que de pequeños a todos se nos intenta inculcar que hay que ser bueno con los demás, que no hay que hacer daño a las personas que te quieren, y que por mucho que estés pensando que el tío con el que estás cenando es un capullo, no está bien hacer bomba de humo con la excusa de que vas al baño. Pero luego creces, sales al mundo real y te das cuenta de que no es tan sencillo y de que las relaciones personasles son mucho más complicadas. Todos cometemos daños en algún momento a otra persona. Pero a veces se trata de un daño que no hemos buscado hacer. Yo decidí en ese momento, que viviría mi vida con mis decisiones, con mis aciertos y mis muchos errores, pero siempre intentaría hacerlo causando el menor daño posible. Que algo ogrado a base de criticar y pisotear al próximo, no me iba a satisfacer en absoluto. Y que no podía juzgar las decisiones de los demás. No me gusta nada la gente que dice: "a mí si me pasase esto, acutaría de esta forma". ¿Y tú qué sabes? Y quién soy yo para decidir lo que está bien, lo que está mal, a quién amar, o la eterna duda, qué es mejor, dulce o salado. Cuando uno es el resultado de sus decisiones y de sus actuaciones, y yo desde luego seguiré intentando que nadie sufra con ellas. Porque todo vuelve. Porque todo se devuelve. Karma is a bitch only if you are.

María Turiel Soler

lunes, 19 de junio de 2017

LA VIDA Y MOMENTOS

Qué bonito nos parece siempre todo lo difícil. Nos encanta complicarnos.
Unos días tan Diario de Noa y otros de corrernos pegados a la pared. Nos llenamos de silencios que no nos dejan enseñar lo que pensamos. Nos gusta que nos abracen para dormir. Otro días nos falta cama. Nos queremos, pero odiamos estar solos... Bailamos en el espejo nuestra canción favorita. Cantamos mal en la ducha. Compramos ropa interior bonita, esperando que nos la arranquen. Y callamos todos los secretos. Lloramos cuando nadie nos ve. Sonreímos sin querer.
La vida.
Momentos.

@defreds

sábado, 17 de junio de 2017

jueves, 15 de junio de 2017

"Le pertenecemos a la última persona con la que queremos hablar antes de dormir".


miércoles, 14 de junio de 2017

5 de la mañana, 6 de la mañana… suena el móvil. Sí, es él. Está borracho y quiere verte. Te emocionas, tiemblas y te pones a pensar y a decirte a ti misma ”Se ha acordado de mi” Sí, se ha acordado de ti, pero.. ¿ y qué más? ¿Acaso hay más después de eso? Olvídate. No quiere más. Un pasa tiempo, un aquí te pillo aquí te follo, sin más.

”Es que no me quiero enamorar” ” Es que las relaciones me agobian” ” Es que tú te entregas demasiado” ”Es que me gustas, pero quizá no lo suficiente” Es que, es que y más es que. Empezamos a desvalorarnos por pasar un rato, porque sentimos y queremos que todo vaya a más. Quizá así lo pueda tener, quizá así se enamore de mi. Y les dices a tus amigas que esta vez será la última, que ya no más, que lo tienes claro y no volverás a verlo. Pero vuelve a sonar el móvil, y tú otra vez te pones a temblar.

¿A caso no nos merecemos más? Claro que sí. Pero lo quieres. Y con los ratos que te da eres feliz. Y van pasando los días, los meses, e incluso los años. Y sigues esperando a verlo todos los días, a que te hable todo los días. No esperes el momento perfecto para decir basta, porque no lo vas a encontrar nunca. Te dices a ti misma ” si sigues así vas a volverte loca” y hazte caso, te vuelves loca. No le puedes pedir explicaciones porque no te sientes nadie en su vida. Y te empiezas a sentir pequeña y cada vez más. Ellos nos llaman pasatiempo, pasaratos, o el folla-amigos. Tú intentas verlo igual pero imposible. Es hora de cortar.

Y llegó el día en que cuando menos lo esperas dices hasta aquí hemos llegado. Y cuando lo dices, y te lo crees de verdad no hay marcha atrás. No más mensajes cuando vas piripi declarando tu amor. No más ”vale” al ” ¿Nos vemos un rato?” Ya se acabo. Te empezaste a querer y a olvidadlo a él. Puede que sé de cuenta y te vuelva a buscar para algo más ( que es lo más probable, porque cuando no tienen lo que quieren es cuando reaccionan).

Pero primero tienes que quererte tú y no dejarte follar y al día siguiente recibir una contestación a uno de tus WhatsApp ”No me agobies”.

¿Cual es la clave para no sentir amor? ¿Como se finge no sentir nada? Follar por follar, sin más.

Cada uno que le ponga el titulo que quiera a este post. A fin de cuentas cada uno lo ve como quiere verlo.

Texto de: cuentosinhadas.wordpress.com
Porque hay días en los que parece que el mundo se acaba, pero hay otros que parecen ir más deprisa que el mundo.

P.D. Si no es bueno no es el final.

martes, 13 de junio de 2017

Arde

XXII

Donde hubo fuego
y aunque no queden ya cenizas
siempre mirarás
y recordarás
que algo ardió.

@srtabebi

domingo, 11 de junio de 2017

viernes, 9 de junio de 2017

"Si tuviera que pedirle perdón a alguien,
me lo pediría a mí misma,
por todo lo que me he fallado,
me hago y me he hecho".

miércoles, 7 de junio de 2017

La fórmula de la felicidad son todas esas cosas invisibles a los ojos, que al mezclarse, llenan el alma

martes, 6 de junio de 2017

"Creía que eras distinto, pero resultaste ser uno más"

Creía que eras distinto, pero resultaste ser uno más. Esa forma de conocernos, tan insual y especial, parecía que me deparaba alguien único al otro lado: no fue para más. Tanto que éramos el pensamiento constante del otro, hasta el punto de no poder quitarnos de la cabeza.

Ese bigote verde que a tu hermana le hizo pensar que estabas loco, que a mí me pareció la mejor locura.

Esa primera vez que te vi, se me puso la piel de gallina, quería actuar normal pero los nervios me defraudaron.

Ese primer beso, tan inocente, tan esperado que desató en nosotros una locura suprema.

Esas primeras lágrimas acompañadas de la distancia que nunca hemos sabido superar.

Esa distancia que pocas veces supimos convertir en milímetros.

Esos abrazos que ponían fin a la guerra.

Esos mensajes que sacaban las sonrisas más sinceras.

Esas despedidas que tan poco nos gustan.

Esas miradas que interpretábamos como podíamos, o como queríamos.

Esas conversaciones eternas que parecían fugaces.

Esas llamadas tan íntimas pero notorias.

Esos reencuentros tan inesperados.

Esas formas de enfadarnos que tan locos nos volvían.

Esos paseos inesperados.

Esas tardes de estudio y distracción.

Esos minutos perdidos, o fructíferos.

Esas mentiras piadosas.

Esas caricias candorosas.

Esa ingenuidad.

Todas esas cosas que me hicieron creer que eras la oveja negra del rebaño pero que resultaste ser una oveja blanca más. Esa oveja blanca que aunque creía que se desviaba del rebaño, en realidad seguía a la primera oveja como todas las demás.

Ese chico que resaltaba por ser diferente, único, que resultó ser otro más de los muchos que vagan por el mundo. Ese chico opuesto a todo y a nada, singular y usual que no podrá ser olvidado precisamente por ser uno más.

lunes, 5 de junio de 2017

¿Y cómo me ves tú?

- ¿Y cómo me ves tú a mí?
- Como un misterio.
- Ése es el cumplido más raro que me han hecho nunca.
- No es un cumplido. Es una amenaza.
- ¿Y eso?
- Los misterios hay que resolverlos, averiguar qué esconder.
- A lo mejor te decepcionas al ver lo que hay dentro.
- A lo mejor me sorprendo. Y tú también.

La sombra del viento, Carlos Ruíz Zafón
Hay batallas a las que acudimos a luchar hasta que no nos quedan armas, ejército ni fueras. Son esas batallas las que perdemos por la resistencia, no por la falta de constancia. Porque son esas batallas las que tenemos que dejar ganar para salir ganando nosotros.
A veces el destino tiene atados los hilos tan fuerte, que en vez de desatarlos conseguimos dañarnos.

domingo, 4 de junio de 2017

Tú (II)

Y llegó un día y nos tocó despedirnos, esta vez no era como las demás, no esperábamos que el otro torciera el brazo y nos hablara, esta vez poníamos el punto definitivo que tenía que haber llegado hace mucho.

Esta vez dolía, aunque no sé si tanto como las que eran mentira y aparentaban no serlo.

Esta vez venía acompañada de más lágrimas que las anteriores.

Esta vez no venía acompañada de arrepentimientos, "a lo hecho, pecho".

Esta vez no esperaba tu llamada, esperaba la de esa amiga que siempre ha estado a mi lado.

Esta vez no me ibas a alegrar los días malos con tus tonterías sacándome esas sonrisas que tanto te gustaban.

Esta vez no ibas a empeorar esos días en los que parecía que nada podía ir peor, de los que parecía no haber salida.

Esta vez no había esperanza, se había perdido por el camino.

Esta vez no había confianza, la perdiste.

Esta vez no ibas tú primero, iba yo.

Esta vez había más palabras falsas tuyas que nunca (mira que era dificil), siempre serás ese gallito.

Esta vez estoy haciendo lo correcto.

Esta vez me siento fuerte.

Esta vez confío en mí, y no en ti.

Esta vez no te necesito a ti, me necesito a mí.

Esta vez voy a salir adelante y voy a dejar atrás las lágrimas.

Esta vez no voy a esperar más de ti, voy a esperar más de mí.

Esta vez no voy a estar pendiente de ti, voy a estar pendiente de mí.

Esta vez no serás tú el que espere mi sonrisa cuando quedamos.

Esta vez tampoco será la que esperes mis besos después de picarme, no van a llegar.

Esta vez no me darás esos abrazos que arreglan el mundo, serán los suyos.

Esta vez será la última noche que pasaré en vela por tu culpa.

Esta vez te darás cuenta de lo que has perdido, y de lo que nunca podrás recuperar.

Esta vez te darás cuenta que el primer amor no se olvida.

Esta vez te darás cuenta de que "no es oro todo lo que reluce".

Esta vez te darás cuenta de las palabras que quedaron sin decir.

Esta vez también te darás cuenta de las palabras que dijiste y que no tenías que haber dicho.

Esta vez te darás cuenta de tantas cosas, que cuando despiertes yo ya me habré ido.

Esta vez no te he escrito un te quiero al final de mis palabras, porque no hay amor, hay "odio".
Hay personas que llegan a nuestra vida como las tormentas de verano, inesperadamente y pisando fuerte, probablemente te arruinen los planes del día pero aparecen otros muchos mejores. Esas personas son las que sin quererlo acaban siendo de las que permancen en tu vida para siempre, de las que están en los momentos buenos pero sobre todo en los malos, de las que están a kilómetros pero las llamadas hacen que estén a centímetros, de las que cualquier excusa es buena para quedar, de las que las sonrisas salen solas, de las de los planes inesperados... Esas son mis personas favoritas, son únicas y especiales. Al igual que ellos en tu vida, tú apareces de manera inesperada en la suya cambiándola.

De esas personas hay algunas que más que cambiar tu vida la reforman y la revolucionan, la ponen patas arriba. Pero son justo estas personas las que no llegan para quedarse, llegan para marcar y seguir hacia delante. El destino pone a estas personas en nuestro camino para aprender, crecer, reír, llorar, disfrutar, sonreír... Pero las aleja precisamente por lo mismo. Son esas personas que te sacan las sonrisas más bonitas que tienes, las que no sabías que existían, a la vez que esas lágrimas tan sinceras que tampoco sabías que existían.

Son estas personas de las que cuesta tanto despedirse pero de las que te despides casi con ganas, son la tormeta y necesitas la calma que viene después. Cuesta tanto despedirse porque contabas con ellas para todo, eran la parte de confianza que te faltaba en ti mismo, no te despides de ellas con resignación como de las demás, sino con fortaleza y ganas de avanzar en el camino de la vida. Son estas las que alegran tus días malos pero hunden los buenos y los peores. Son estas personas con las que las horas se convierten en segundos y los momentos en recuerdos. Son las que acompañan a los arrepentimientos.

El destino muchas veces es más traicionero de lo que imaginamos aunque siempre nos enseña.

sábado, 3 de junio de 2017

Cuando no tienes nada que perder: saltas.

Y cuando ya lo has perdido: vuelas.

Así de simple.

Miguel Gane

Tú (I)

Hay días que pienso en ti, y otros que también. Algunos pienso en lo que podríamos haber sido y no fue, otros en lo que seremos cada uno.

Hoy es un día en los que no pienso qué podríamos haber sido, pienso en lo que fuimos, en lo que fui junto a ti, nunca lo tuve claro, tampoco ahora. Aunque cuando no sé lo qué fui tampoco me gusta imaginar lo que será otra contigo, con esos besos dulces e inocentes, con esos abrazos que llegan a abrazar el corazón, con esas sonrisas contagiosas y tontas, con esas tonterías que tanto te gusta hacer, con esas miradas que lo dicen todo y que no dicen nada, con todas esas cosas que era y que nunca seré. Puede que nunca vaya a ser, que nunca fuera, pero ahora soy, yo, y sola sin ti y sin nadie que me limpie las lágrimas que resbalan tan a menudo por mis mejillas y que tan bien conoces.

Espero que no mires para atrás como lo hacías conmigo, que tampoco busques sus besos pero menos su mirada; que seas tan independiente como lo has sido siempre. Que seas tan egoísta como eras, pero que nunca lo seas tanto como soy contigo, porque no te quiero para ninguna más.

Hoy he decido que no quiero ser lo que quise ser, me he convencido, porque siempre miraba para atrás buscando tu mirada, hoy ya no lo hago. Desde aquel día no me he sabido quedar del todo, tampoco me he ido del todo porque eres esas líneas en las que escribiría todo pero en las que no quiero escribir nada.

A pesar de que te quedes con ella espero que te quedes con nuestras primeras sensaciones, porque como esas ningunas, eran únicas, como tú.

Solo espero que no te guste hacerla enfadar como a mí...

Me elegiste tú a mí,
eso siempre pasa así,
tuve un presentimiento,
y lo eché a rodar...

viernes, 2 de junio de 2017

Hay noches de sexo, noches de reflexión, noches para dormir. Hoy precisamente no es de las primeras ,y por desgracia, tampoco pinta ser una de las terceras... Hay noches de reflexión que sabes que lo van a ser desde que abres los ojos por la mañana, y así va a ser hoy.

Hoy, ayer y mañana son días difíciles, una época odiada por los estudiantes pero que tiene que llegar, en medio de la odisea, del no tener tiempo, del estrés, de los agobios, de las lágrimas; a veces aparecen recuerdos. ¿Qué son los recuerdos? Yo estoy convencida de que no son más que imágenes que cada uno de nosotros almacenamos y a las que le damos un significado, este está altamente influenciado por los sentimientos del momento en el que ocurrió pero conforme pensamos en ellos los modificamos, por el tiempo, las circunstancias y los sentimientos del momento en el que los "revivimos", las cosas con distancia cambian de perspectiva.

En ocasiones la música es un buen aliado para recordar, así es como ha empezado todo hoy, esa música que te pone la piel de gallina y llena tu cabeza de arrepentimientos a la vez que tu cara de lágrimas. Hay veces en las que esa música de recuerdos te hace retroceder, hace que te quedes anclado en el pasado pensando en el ¿y si...? Hay otras veces que te hace racapacitar sobre momentos pasados y te da fuerza.

La música permite viajar en el tiempo pero a veces no es necesario porque el presente es tan fuerte que precisa ser vivido con los 5 sentidos (y aquellos de más...), de manera eventual ayuda a ver con claridad el presente. Ese presente tan fuerte que no se deja ver con claridad, ese presente que está demasiado nublado. Esa niebla formada por: arrepentimientos, experiencias, momentos que repetirías una y otra vez, conocimiento, dudas, desmotivaciones...

Esa música que te transporta al pasado te ayuda a coger con fuerza el presente y plantarle cara, luchar por él y por el futuro cada cual más desconocido, enigmático, imprevisible, desconcertante, mágico...

Porque en ocasiones es necesaria esa fuerza que aclare la niebla, que permita ver con nitidez el presente ayudando a visibilizar los objetivos, dejado atrás las dudas, las desmotivaciones, los arrepentimientos pero sobre todo las cargas innecesarias.

El día que no pueda más
voy a cambiarte
por un puñado de estrellas
que no me dejan mirarte
y por la luna lunera
de confidente y amante.

Me levanto lento
voy hacia arriba
dejo cabos sueltos, a la deriva
quiero irme con ella
a su guarida.

jueves, 1 de junio de 2017

LA MALDITA SENSACIÓN

Igual es esa maldita sensación de que yo siempre fui un
paso por detrás de ti. Que realmente era por delante. Pero
salía perdiendo. Sabiendo que hicieras lo que hicieras, yo
siempre estaría ahí. Podías aparecer y desaparecer según te
apeteciera, que ahí seguiría yo. Supongo que fue por esa
espiral que conseguías en mí de siempre querer un poco
más. Por tu manera de hacerme temblar solo con escuchar
tu voz. Por pensar las veinticinco horas del día en ti.

Igual fueron esas promesas de aire que nunca llegaste a cumplir.
Igual, tu forma de hablarme cuando ya casi no te esperaba,
cuando veías que me alejaba un poco más. Para que
me volviera a quedar sin poder escapar. De tu puto imán.

Igual tuve que alejarme yo y cerrar alguna vía, para darme
cuenta de que no tenías ganas de volver a buscarme.
Y aun así, en el fondo, siempre me queda la esperanza de
que algún día te des cuenta y lo hagas. Y mi cabeza intenta
convencerse de que será tarde y me dará todo igual. Pero sé
que no. Igual...

Igual lo que pasa es que me enamoré de ti.

Defreds
Better
an oops
than a 
what if.

Cafeins