martes, 12 de septiembre de 2017

Hay momentos en la vida en los que reflexionar es necesario, a veces para aprender y otras para olvidar, realmente diría que siempre para aprender pues hay que aprender a olvidar. El aprendizaje forma parte de nuestras vidas desde el minuto uno de estas, ya que la supervivencia es nuestro instinto y para ello realizamos ese proceso.

Siempre me ha gustado aprender, para que mentir, aunque como todo hay cosas que gustan más o menos. El problema llega cuando en vez de gustar o no, duele o no, es entonces cuando te das cuenta que la vida no es tan perfecta ni idílica. No estoy hablando de un desamor, que sí. Pero es ese desamor el que te hace plantearte una serie de cuestiones sobre la vida (y tu vida) que duelen. Esas reflexiones a las que llegas no son: ¿me quería? ¿realmente sentía algo por mí? ¿en quién pensará ahora? Porque eso es lo que nos aferramos a pensar evitando así llegar al fondo del asunto.

Porque hay situaciones en la vida que la desordenan, te hacen plantearte cosas que nunca se te habían pasado. Y es entonces cuando comienzas a entender a los de tu alrededor.

lunes, 24 de julio de 2017

No necesitas una corona que señale tu trono, de hecho no necesitas un trono. Ni príncipes, ni perdices, ni tampoco tienes por qué irte a casa a las doce perdiendo un zapato. No tienes que temer al lobo y puedes morder la manzana las veces que te dé la gana, que para eso está. Puedes o no llevar tacones, vestido que sea más largo o más corto. Trasnochar y dormirte sin la necesidad de que un beso te despierte. La felicidad nunca dependió de eso: los cuentos han cambiado, princesa.

Vérsame

sábado, 22 de julio de 2017

BASADO EN HECHOS REALES

He llegado a ese punto. Pensé que nunca lo haría. Es un punto bastante grande. Y oye, parece hasta negro intenso.
El punto en el que voy a dejar de ser gilipollas.
Te lo he dado todo. Incluso cuando nadie creía en ti. Cuando nadie creía en nosotros.
Pero ya no más, me he cansado de lo que tú quieras. De ahora tienes claro que no y en un mes viene con unos regalos y cara de perrito triste. De estar o no estar dependiendo, en resumen, de lo que a ti te dé la gana.
No habrá más oportunidades, aunque vuelvas. Aunque se me rompa el corazón y el alma en mil pedazos cuando te diga que esta vez no.
Y quizá algún día entiendas que lo que yo merecía era otra cosa.
Sobreviviré. Tiraré miedos.

Defreds

martes, 18 de julio de 2017

SABIA

Una sabia señora me dijo un día:

"El éxito crece tanto como la envidia que se coloca a su alrededor. Perderán en criticar el mismo tiempo que invertiste tú en tus sueños. Ahí tienes la clave".

Tenía toda la razón.

Defreds

domingo, 16 de julio de 2017

¿Te has dado cuenta de las cosas que podemos llegar a perdernos por miedo? El miedo, en general, tiende a paralizarnos, a impedir ir más allá, actúa como una barrera invisible ante las cosas, a veces bienas o muy buenas que nos esperan justo ahí, al otro lado de ese río llamado miedo. Nos asusta no saber lo que hay a la vuelta de la esquina, no poder controlar lo que ouede pasar mañana. Desasosiego, duda, desazón, cierto grado de incertidumbre... son estados que experimentamos cuando ese coco llamado miedo decide hacernos una visita. Unas veces lo hace sin avisar, y otras lega como una manada de elefantes en una cacharrería, haciendo mucho ruido.

La chica del quinto