martes, 5 de abril de 2016

Y otra tarde más me siento en el escritorio, frente a ti, eso no cambia, pero tú no me miras, nuestras miradas no se cruzan, no me pierdo en tu sonrisa. Estoy dispuesta a olvidarme de ti, a no derramar ninguna lágrima aunque solo sea por esta tarde, en solo cinco minutos mi objetivo fracasa la primera lágrima cae, espero tu mirada, te espero a ti, espero lo que sé que no pasará. Son solo las cuatro y media miro el reloj y ya son las siete, no ha pasado, no me has mirado, no has levantado la cortina yo no he estudiado, no he parado de pensar en ti, en nuestros recuerdos, en lo que me gustaría haber vivido junto a ti, en lo que me gustaría vivir junto a ti. Mientras que yo sigo aquí perdiendo el tiempo quién sabe qué estarás haciendo tú, en quién estarás pensando. Aquí va a continuar mi tarde, mi noche pensando en ti aunque sé que tú no lo harás. Aquí voy a continuar mi tarde, mi noche perdiendo el tiempo, sin estudiar, mis pensamientos giran en torno a ti, te echo de menos, me haces falta.