sábado, 3 de junio de 2017

Cuando no tienes nada que perder: saltas.

Y cuando ya lo has perdido: vuelas.

Así de simple.

Miguel Gane

Tú (I)

Hay días que pienso en ti, y otros que también. Algunos pienso en lo que podríamos haber sido y no fue, otros en lo que seremos cada uno.

Hoy es un día en los que no pienso qué podríamos haber sido, pienso en lo que fuimos, en lo que fui junto a ti, nunca lo tuve claro, tampoco ahora. Aunque cuando no sé lo qué fui tampoco me gusta imaginar lo que será otra contigo, con esos besos dulces e inocentes, con esos abrazos que llegan a abrazar el corazón, con esas sonrisas contagiosas y tontas, con esas tonterías que tanto te gusta hacer, con esas miradas que lo dicen todo y que no dicen nada, con todas esas cosas que era y que nunca seré. Puede que nunca vaya a ser, que nunca fuera, pero ahora soy, yo, y sola sin ti y sin nadie que me limpie las lágrimas que resbalan tan a menudo por mis mejillas y que tan bien conoces.

Espero que no mires para atrás como lo hacías conmigo, que tampoco busques sus besos pero menos su mirada; que seas tan independiente como lo has sido siempre. Que seas tan egoísta como eras, pero que nunca lo seas tanto como soy contigo, porque no te quiero para ninguna más.

Hoy he decido que no quiero ser lo que quise ser, me he convencido, porque siempre miraba para atrás buscando tu mirada, hoy ya no lo hago. Desde aquel día no me he sabido quedar del todo, tampoco me he ido del todo porque eres esas líneas en las que escribiría todo pero en las que no quiero escribir nada.

A pesar de que te quedes con ella espero que te quedes con nuestras primeras sensaciones, porque como esas ningunas, eran únicas, como tú.

Solo espero que no te guste hacerla enfadar como a mí...

Me elegiste tú a mí,
eso siempre pasa así,
tuve un presentimiento,
y lo eché a rodar...

viernes, 2 de junio de 2017

Hay noches de sexo, noches de reflexión, noches para dormir. Hoy precisamente no es de las primeras ,y por desgracia, tampoco pinta ser una de las terceras... Hay noches de reflexión que sabes que lo van a ser desde que abres los ojos por la mañana, y así va a ser hoy.

Hoy, ayer y mañana son días difíciles, una época odiada por los estudiantes pero que tiene que llegar, en medio de la odisea, del no tener tiempo, del estrés, de los agobios, de las lágrimas; a veces aparecen recuerdos. ¿Qué son los recuerdos? Yo estoy convencida de que no son más que imágenes que cada uno de nosotros almacenamos y a las que le damos un significado, este está altamente influenciado por los sentimientos del momento en el que ocurrió pero conforme pensamos en ellos los modificamos, por el tiempo, las circunstancias y los sentimientos del momento en el que los "revivimos", las cosas con distancia cambian de perspectiva.

En ocasiones la música es un buen aliado para recordar, así es como ha empezado todo hoy, esa música que te pone la piel de gallina y llena tu cabeza de arrepentimientos a la vez que tu cara de lágrimas. Hay veces en las que esa música de recuerdos te hace retroceder, hace que te quedes anclado en el pasado pensando en el ¿y si...? Hay otras veces que te hace racapacitar sobre momentos pasados y te da fuerza.

La música permite viajar en el tiempo pero a veces no es necesario porque el presente es tan fuerte que precisa ser vivido con los 5 sentidos (y aquellos de más...), de manera eventual ayuda a ver con claridad el presente. Ese presente tan fuerte que no se deja ver con claridad, ese presente que está demasiado nublado. Esa niebla formada por: arrepentimientos, experiencias, momentos que repetirías una y otra vez, conocimiento, dudas, desmotivaciones...

Esa música que te transporta al pasado te ayuda a coger con fuerza el presente y plantarle cara, luchar por él y por el futuro cada cual más desconocido, enigmático, imprevisible, desconcertante, mágico...

Porque en ocasiones es necesaria esa fuerza que aclare la niebla, que permita ver con nitidez el presente ayudando a visibilizar los objetivos, dejado atrás las dudas, las desmotivaciones, los arrepentimientos pero sobre todo las cargas innecesarias.

El día que no pueda más
voy a cambiarte
por un puñado de estrellas
que no me dejan mirarte
y por la luna lunera
de confidente y amante.

Me levanto lento
voy hacia arriba
dejo cabos sueltos, a la deriva
quiero irme con ella
a su guarida.

jueves, 1 de junio de 2017

LA MALDITA SENSACIÓN

Igual es esa maldita sensación de que yo siempre fui un
paso por detrás de ti. Que realmente era por delante. Pero
salía perdiendo. Sabiendo que hicieras lo que hicieras, yo
siempre estaría ahí. Podías aparecer y desaparecer según te
apeteciera, que ahí seguiría yo. Supongo que fue por esa
espiral que conseguías en mí de siempre querer un poco
más. Por tu manera de hacerme temblar solo con escuchar
tu voz. Por pensar las veinticinco horas del día en ti.

Igual fueron esas promesas de aire que nunca llegaste a cumplir.
Igual, tu forma de hablarme cuando ya casi no te esperaba,
cuando veías que me alejaba un poco más. Para que
me volviera a quedar sin poder escapar. De tu puto imán.

Igual tuve que alejarme yo y cerrar alguna vía, para darme
cuenta de que no tenías ganas de volver a buscarme.
Y aun así, en el fondo, siempre me queda la esperanza de
que algún día te des cuenta y lo hagas. Y mi cabeza intenta
convencerse de que será tarde y me dará todo igual. Pero sé
que no. Igual...

Igual lo que pasa es que me enamoré de ti.

Defreds
Better
an oops
than a 
what if.

Cafeins