jueves, 6 de julio de 2017

Hay veces en la vida en las que toca hacer balance, o más bien apetece. La mayoría de la gente lo suele hacer a final de año, a mí me gusta hacerlo al acabar el curso (escolar), al inicio de verano; ya que el curso es el periodo de tiempo durante el cual me esfuerzo por conseguir aquello a lo que quiero llegar y el verano es ese merecido descanso, al lado de la familia (cada vez más lejos) y amigos (cada vez más dispersos).

Este curso ha sido un curso de retos y cambios, estos últimos más notorios que los que había ido experimentado estos años atrás o, por lo menos, con más impacto en mi vida, especialmente la emocional. Ha sido un año de descubrimientos, tanto de cosas buenas como malas, de personas, lugares y momentos. Los cambios se han hecho difíciles, me han hecho ser más fuerte y me han ayudado a comprender cómo realmente es la vida.

Ha sido una montaña con bastante pendiente, que quería escalar en línea recta cuando no me daba cuenta de que era más fácil ir rodeándola poco a poco hasta conquistar la cima, cuando me caí fue cuando aprendí esa gran lección. ¡Gracias a Dios que fue más pronto que tarde! Una gran lección que finalmente superé, aunque no sin gran esfuerzo.

Me he conocido, encontrado, roto, cosido, defraudado, ilusionado, pero sobre todo me he superado a mí misma. He descubierto que lo importante soy yo, que los demás vienen despúes (si quieren y si yo les dejo). He descubierto que la familia está ahí para todas y que hay amigos que son familia. He descubierto que hay personas que se cruzan en tu vida y te enseñan, por lo que te hacen o por lo que su entrada en tu vida significa. He descubierto que no te puedes fiar de tu sombra, que a veces hay que escuchar más al cerebro que al corazón porque nos conoce mejor. También he descubierto que en ocasiones hay que guiar, otras hay que dejar que nos guíen y otras simplemente existen casos perdidos.

Creo que aunque intente expresarlo con palabras es imposible transmitir lo que realmente ha sido este tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario